Consejos de climatización

Es importante dejarse aconsejar por un profesional sobre el tipo de equipamiento que mejor responda a las necesidades y a las características de las habitaciones a climatizar. Hay muchos elementos que influyen como los materiales constructivos, la orientación y el diseño de la vivienda.

Existen diferentes tipos de aire acondicionado:

  • Sistemas compactos: Donde el evaporador y el condensador se encuentran en la misma carcasa, el más común es el tipo ventana.
  • Sistemas partidos: Compuesto por las dos unidades separadas. La exterior (condensador) y la interior (evaporador). A igualdad de potencia, la unidad evaporadora y condensadora son mayores en los sistemas partidos, lo que les permite alcanzar mayores rendimientos que los equipos de ventana.

Existe una tercera categoría de tipo transportable, en dos versiones, una que expulsa el aire exterior a través de un tubo y otra que tiene un condensador que se sitúa en el exterior. Son menos eficientes que los equipos de pared.

  • Irreversibles: aquellos que solo pueden expulsar o frío o calor
  • Reversibles: pueden expulsar tanto frío como calor.

La posición de ventilación permite ahorrar energía intercambiando el aire de dentro con el de fuera.

  • Sistemas evaporativos: Están pensados para refrescar el ambiente unos pocos grados y además su consumo es muy bajo
  • Ventiladores: Producen una sensación de descenso de la temperatura de entre 3ºC y 5ºC. Su consumo de electricidad también es muy bajo.

Consejos de ahorro:

  • Utiliza la lógica para fijar la temperatura ideal del lugar donde te encuentres. Siéntete a gusto y no desperdicies energía. “Regula la temperatura en función de los usuarios y de la gente que haya en la estancia.

  • El Ministerio de Industria aconseja colocar esta temperatura a 24ºC. Por su parte, el IDAE considera los 26º como la temperatura suficiente para sentirse cómodo en el interior de una vivienda.

 

  • Para calcular cuantas frigorías son necesarias para climatizar bien la habitación donde vas a poner el aparato, ten en cuenta que más o menos 100 frigorías equivalen a un metro cuadrado. Por lo general para el salón hacen falta aparatos a partir de 3.000 frigorías. Sobre todo, hay que tener en cuenta las dimensiones de la habitación, su altura, orientación, las horas de sol y sombra que tiene, los materiales de los que está construido o si tiene superficies acristaladas

 

  • Poner una temperatura inferior a la deseada como idea para climatizar antes la casa no es lo adecuado. Esta forma de actuar es contraproducente, ya que no consigues el efecto deseado y además estás consumiendo más energía de la necesaria. Una diferencia con la temperatura exterior de más de 12º C no es saludable y cada grado que disminuya la temperatura estará consumiendo un 8% más de energía.

 

  • Para asegurar un correcto funcionamiento del aire acondicionado y conseguir el caudal de aire adecuado y correcto, los equipos precisan de unas pequeñas actuaciones de mantenimiento. Es necesario limpiar los filtros de las unidades interiores y la batería de la unidad exterior. Este mantenimiento tienes que hacerlo dos veces al año y puede hacerlo el propio usuario.

 

  • Para conseguir el máximo confort con el mínimo consumo de energía, complementa la instalación de aire acondicionado: colocando toldos, cerrando las persianas, ventilando la vivienda a primera hora de la mañana o última del día, aprovechando que la temperatura exterior será más baja a la del interior.

 

  • Evita orientar el flujo del aire frio directamente hacia las personas. Este flujo de aire debe estar orientado hacia la parte superior o el techo. De esta manera, conseguirás una mejor distribución del aire en la estancia, debido a que el aire frío tiende a bajar por la diferencia de densidades.

 

  • Usa el encendido y apagado automático del mando para que el aire funcione el tiempo justo. Bastan 10 minutos para ventilar una habitación en condiciones normales

 

  • Los equipos más modernos, como los de aerotermia, son capaces de producir dos tercios de la energía que necesitan para enfriar o calentar el aire de nuestras casas, lo que supone un importante ahorro en el consumo de energía de nuestras casas. La tecnología Inverter, en el mercado desde 1981, consigue que los equipos sólo produzcan y consuman únicamente la energía que en cada momento necesita el equipo para ofrecer la temperatura demandada por el usuario.

 

  • Desconecta el equipo de aire acondicionado cuando no haya nadie en casa o utiliza los mecanismos de ahorro energético que las nuevas tecnologías ofrecen cuando no hay nadie en las habitaciones.
Infórmate llamando al
900 52 59 69
o te llamamos nosotros